Los Planetas en la Casa VI

Sol en la Casa VI. El individuo se expresa en ámbitos muy precisos y restringidos, se concentra en el trabajo y en objetivos inmediatos; horizontes limitados, ambiciones modestas, sentido de responsabilidad. Éxito profesional en posiciones subalternas, artesanales o comerciales. La salud puede requerir cuidados especiales.

Luna en la Casa VI. Actitud de sometimiento a los acontecimientos cotidianos, de ansia y aversión a los problemas de organización poco importantes. En ocasiones, salud delicada durante la infancia o vulnerable en la mujer. Timidez en el trabajo subordinado, pero también éxito y popularidad en ámbito restringido y en el mundo laboral.

Mercurio en la Casa VI. La inteligencia permite una eficiente gestión de lo cotidiano; destreza en resolver pequeños problemas y cuestiones de organización. Favorable al trabajo intelectual, en oficinas, comercial y literario, especialmente en situación de subordinación. La fatiga nerviosa puede influir en la salud.

Venus en la Casa VI. Actitud serena frente a los acontecimientos cotidianos, gestión armoniosa de las pequeñas tareas, gusto por los trabajos manuales y, con frecuencia, habilidad manual, atención por los débiles y los subordinados. El hedonismo se satisface dentro de límites restringidos. Favorece la protección de la salud.

Marte en la Casa VI. Aversión a las limitaciones cotidianas, impaciencia en la organización a pequeña escala; el trabajo se encara con energía, pero con escasa adaptabilidad, siendo posibles los conflictos o rivalidades en dicho ámbito. Tendencia a enojarse por asuntos de poca importancia. Salud sometida a accidentes u operaciones quirúrgicas.

Júpiter en la Casa VI. Adaptación fácil y tranquila a las necesidades cotidianas, buena organización. Favorece la integración en el entorno del trabajo, el éxito en posiciones subordinadas o en el ámbito artesanal, la reputación en tareas subalternas, si bien de responsabilidad. Excelente protección en el terreno de la salud.

Saturno en la Casa VI. Buenas dotes organizativas en el ámbito cotidiano, resistencia estoica a las pequeñas contrariedades, posible dureza hacia los subordinados o los animales.
El trabajo, si bien puede costar sacrificios, es afrontado con orden, eficiencia y sentido de responsabilidad. Tendencia a sufrir enfermedades crónicas.

Urano en la Casa VI. Aversión a actuar en ámbitos restringidos, inclinación a dinamizar la vida cotidiana, a rebelarse cuando se halla en una posición de dependencia.
Espíritu emprendedor en el trabajo, innovaciones, buenas capacidades manuales, oportunismo, habilidad en aprovechar las ocasiones cuando se presentan. La salud puede ser víctima de diversos problemas.

Neptuno en la Casa VI. Inclinación a sumergirse en la vida cotidiana, a absorber sus sugerencias en sentido negativo y positivo; sensibilidad artística hacia los objetos, creatividad en el trabajo subordinado. Situación profesional sometida a acontecimientos colectivos. Trastornos nerviosos, enfermedades infecciosas.

Plutón en la Casa VI. Necesidad de transformar y mejorar el ambiente cotidiano o, por el contrario, de explotarlo en exceso. Ambiciones poderosas en el ámbito laboral, inclinación a complicar las relaciones de trabajo, posibles actitudes destructivas o acontecimientos oscuros. Tensión nerviosa, enfermedades psicosomáticas.

Volver a La Casa VI

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *