El jefe Virgo

Es muy raro que un jefe sea de Virgo, a no ser que el perfil bajo sea condición necesaria para algún tipo especial de dirección.
Un jefe de Virgo quiere empleados con capacidades ejecutivas y de mando. Y éstos deben aceptar que su jefe tenga inteligencia analítica, exigencia y búsqueda de la perfección. Son las condiciones que le impone este singular jefe a los demás, para lograr sus objetivos. Por su capacidad para organizar y perfeccionar, nunca se sentirá satisfecho con la tarea que realices. Lo verás siempre con el gesto tenso, mirándote de reojo y, aunque tus excusas sean válidas, él o ella, nunca te creerá.
Intenta ser un empleado discreto, limpio y prolijo, y trata de no equivocarte, pues así la relación laboral será más llevadera. Procura ser ingenioso y, si metes la pata alguna vez, contéstale que si no te equivocaras de vez en cuando no podrías demostrarle cuan arriesgado eres.
Con esa actitud hipercrítica logra hacerte suponer que él es superior a ti. Al fin de cuentas él no es tan ogro como para no permitirte que lo vuelvas a intentar, y eso lo pondría muy contento.
Dale la posibilidad de enseñarte algo, aun cuando no te interese en absoluto de qué se trate, pues le darás la posibilidad de relajarse pensando: “al fin de cuentas resultó ser un ser bastante dispuesto a aprender”. Ten a mano algunas cuantas recetas de medicina alternativa. Te vendrán bien cuando tengas que asistirlo por algún problema gastrointestinal de los que padece muy a menudo.

Volver a Signo Virgo