Leo con Leo

Es casi imposible que dos personas de Leo se lleven bien en un trabajo. En una relación de pareja, las cosas cambian porque la química de uno vibra con los efluvios del otro.
¿Pero qué puede pasar cuando el león saque a relucir las uñas? Se medirán para ver quién las tiene más largas y, por supuesto, “la parte del león” será para ella.
Como ambos son generosos de corazón, ninguno guardará rencor hacia el otro, harán las paces y volverán a darse besitos en el morro. Lo único que puede terminar con la relación es la infidelidad de parte de alguno de los dos.
Ella sabrá muy bien cuáles son las reglas: se levantará a la mañana venerándolo, y él se acostará diciéndole: eres la luz que ilumina mi vida. Así, pasarán los días amándose.

Volver a Signo Leo