Escorpio y su salud

En Escorpio, la misma energía que destruye es la que cura. Se trata de una fuerza transformadora que bien llevada, es la mejor medicina para sanar las heridas, siempre que el egoísmo se sublime y se vuelque al servicio del amor desinteresado por el prójimo.
Escorpio, signo fijo y de agua, acostumbra navegar por las profundidades del alma, captando los deseos más ocultos, propios y ajenos. Su lema es Yo domino, pero aquí, a diferencia de Leo, el dominio presenta tintes eróticos y emocionales, y nos recuerda a la araña que seduce y atrapa a la presa en su red. Los órganos que rige Escorpio son: vejiga, uretra, genitales. En el caso de la mujer, ovarios, trompas de Falopio, vagina y mamas (pezón y aureola). En el hombre: próstata, testículos, glande, membrana del prepucio, colon descendente, recto, válvulas sigmoideas, materia roja de la sangre, hueso nasal y hueso pubiano.
Desde el punto de vista glandular, la energía escorpiana afecta las hormonas sexuales: folículo estimulante, luteinizante, testosterona, progesterona y estrógenos. Todas estas hormonas otorgan al organismo su capacidad reproductora y, por ende, otorgan el poder de generar una nueva vida.
Cuando se habla de Escorpio, no es posible dejar de relacionar su energía con la vida y con la muerte. Para que haya nacimiento, algo deber morir primero.
“Generar” deriva de la palabra “gen”, y es así como podemos relacionar a Escorpio: con la genética y todos los procedimientos médicos que de ella derivan. Las enfermedades que más comúnmente se relacionan con este signo son los trastornos genéticos, los de origen tumoral, las enfermedades de transmisión sexual, las hernias, las quebraduras, los cálculos y las arenillas, las fístulas, las hemorroides, las enfermedades de la matriz o del útero, la estrechez de la uretra y los problemas de la próstata. Por acción refleja del signo opuesto, Tauro: enfermedades de la mucosa nasal, como catarro, pólipos nasales y sinusitis. También pueden producirse afecciones en el hueso de la nariz. Con respecto al tema de las enfermedades escorpianas hay muchas personas -sobre todo mujeres- que sufren de trastornos menstruales y problemas de fertilidad.
Nadie más que un escorpión puede llegar a entender cabalmente la enfermedad, tanto desde el punto de vista físico como psíquico. Es por eso que también muchos escorpianos se vuelcan al estudio de la psicología, adentrándose en el mundo del inconsciente -zona en la que acostumbran navegar- sin temor a las sombras con las que se puedan encontrar.
Marte y Plutón son planetas que rigen ciertas afecciones, según actúe uno u otro en los nativos de este signo. Entre estas dolencias, es posible encontrar fiebres altas, heridas con elementos cortantes y punzantes, problemas nasales, hemorragias por ruptura de vasos sanguíneos y trastornos genitales. Las enfermedades “ocultas” de larga gestación y de origen tumoral son también comunes en estos nativos, así como las verrugas, abscesos y trastornos reproductores.
Los nativos de este signo son delicados: toman su alimento con pinzas. Disfrutan de la buena compañía, junto a la que comparten una copa de licor francés y los platos más exóticos. Les atraen los platos fuertes, abundantes y tentadores a la vista. Son buenos cocineros de comidas exóticas y sus cocinas son excéntricos laboratorios donde experimentan con todo tipo de ingredientes. Aman las especies aromáticas. En una reunión, se los puede distinguir saboreando pacientemente la copa de langostinos que se acaban de servir. Observadores y practicantes del perfil bajo, logran llamar la atención por su extremado magnetismo. Adoran las salidas nocturnas en las que se mezcla el baile con una exquisita cena, a la luz de las velas. Suelen disfrutar de apetecibles comidas orientales con mezclas de exóticas verduras bien decoradas. Disfrutan de la buena compañía, en lo posible una persona, no más, junto a quien comparten una copa de buen vino.

Volver a Signo Escorpio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *