Recomendaciones dietéticas para Cáncer

En casa de un Cáncer siempre habrá algo de comer. Tendrá e refrigerador lleno y lo hallaremos en la cocina, amasando, o degustando el bizcochuelo que recién acaba de salir del horno. En su casa siempre encontraremos ese olorcito típico de hogar A la hora de comer, para Cáncer son muy importantes los rituales y las tradiciones: poner la mesa con el típico mantel a cuadros rojos y reunirse los domingos con la parentela a degustar la pasta, amasada por él mismo, es su máximo placer. Prefiere los platos sencillos y hechos en casa. Le gustan también las comidas típicas, y las que le hacía su madre de pequeño. Adora las reuniones familiares y de amigos, donde lo veremos comiendo y bebiendo precipitadamente, mientras degusta un plato y come otro con los ojos. Es glotón y le fascina lo dulce, a tal punto que no se puede resistir al pasar frente a un quiosco de golosinas. Luego, vienen los problemas donde aprieta el cinturón.
Generalmente los Cáncer tienen déficit de vitamina B2 o riboflavina. Su falta puede ocasionar cortes o lastimaduras en las comisuras de los labios, descamación alrededor de la nariz, ojos y oídos, fotofobia, dermatitis seborreica, lengua púrpura o magenta, sudor, palidez de la piel y grasitud en piel y cabello. Puede tener también vaginitis, conjuntivitis, ardor en la vista, derrames oculares, sensación de arenilla o polvo en los párpados y legañas en los lagrimales. Podemos encontrar vitamina B2 en cereales enriquecidos, riñon, leche e hígado. Puede tener también insuficiencia de potasio, lo que genera sabor amargo en la boca, arritmias, astenia, debilidad muscular, dolor en la nuca, piel seca, sensación de vacío en el estómago, piorrea, tobillos hinchados, constricción de la uretra (vejiga), mayor susceptibilidad para contraer infecciones, distensión estomacal, disfunciones renales y mayor irritabilidad y sensibilidad. Los alimentos ricos en potasio son el tomate, la banana, cereales enteros, legumbres y carnes. No es conveniente que el Cáncer fume, ni que coma chocolate o menta, ya que esto perjudica la digestión normal, causando distensión del esfínter gastroesofágico y produciendo reflujo (la comida sube por el esófago).
Una recomendación que deben tener muy en cuenta los nativos de Cáncer es que, como suelen padecer trastornos gástricos y digestivos, es preferible comer poco por vez y más seguido, hasta seis comidas diarias. Sobre todo, deben comer despacio, masticando bien la comida. Es conveniente que los alimentos sean precocidos o cocidos, sanos y naturales. Esto contribuye a facilitar el vaciado gástrico, que así será más rápido, y la digestión, más eficiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *