La mujer Cáncer

Es esa mujer con carita redondeada, ojos humedecidos y mirada soñadora, con una piel delicadísima y pálida. Su figura es más bien carnosa y sus piernas, no muy largas. No te desesperes haciéndole señas para que te mire, ella seguirá su trayecto. Al pasar los años, siendo ya la madre de tus hijos, te habrá demostrado su pasión duradera y, cuando le recuerdes aquel primer encuentro, te re atará con lujo de detalles cómo estabas vestido, cuándo la miraste más atentamente y hasta lo que ella pensaba en ese momento. Por eso, jamás la hieras, porque su memoria será tu peor enemigo. Ella está acostumbrada a coleccionar vivencias. Mientras tanto, seguirá inventando un tiempo paralelo, un tiempo de sueños compartidos, para salvarse de todas las agresiones que ha vivido o que vivirá. Otro recurso del que se vale para salvarse o protegerse es su humor cambiante, alternativa válida para no acumular la presión que la llevaría a la locura o la enfermedad, especialmente con luna llena. Deberás aprender mucho de tu Cáncer, pues te será muy difícil descifrar lo que le sucede a través de la expresión de su rostro. Si te enamoraste de una chica así, debes ser muy inteligente o poseer la misma química que ella, cuyos códigos se parecen a la escritura cuneiforme. Se te revelará como una mujer antojadiza e incomprensible, cuyos pensamientos pueden compararse con las vueltas que da el perro antes de irse a dormir, o con un barco navegando por aguas profundas.
Cuando suelta las amarras, es que se ha conectado con la realidad.
Su manera de conquistar es adoptando el rol pasivo, aunque sabe que es activa persuadiendo. Preferirá que adivines todo lo que se esconde en su corazón, porque opina, como Fray Luis de León, que le faltan palabras a la lengua para los sentimientos del alma.
Su sentido maternal
Cuando niña, siempre usaba sus muñecos para expresar todo su precoz sentimiento maternal. De adolescente, cuando ya quedaba mal andar por la calle con un osito bajo el brazo, seguramente buscó tener una mascota a quien cuidar y contarle sus tristezas. Una Cáncer siente terror de dejar su niñez.
No suele gustarle la lógica matemática, porque sabe interiormente que es cosa de grandes y opta por dejarse llevar por el corazón, que siempre se mantiene en la infancia. Con un fuerte respaldo afectivo no temerá emanciparse, tanto económica como profesionalmente. Después de cerrar su libro de estudios, le encantará ir a la cocina y preparar algún dulce plato para la merienda. La cocina es una de las formas de descargar las pilas. Es injusto encuadrar a una Cáncer en el hogar, criando niños. Hay muchas talentosas Cáncer desarrollando cargos ejecutivos. Pero lo que sí es cierto, es que en toda tarea que realice Cáncer siempre pondrá en juego su costado maternal. Mentalmente, está ligada a la figura de la madre. Si tiene una madre castradora, que no le permite tener libertades, se hará muy dependiente y retrasará su maduración. En cambio, si se le dan las posibilidades de ejercer su propia autodeterminación, encarará su rumbo con firmeza y tesón. Así, sus profesiones favoritas son aquéllas en las que, de alguna manera, pueda ejercer protección, o estén en tareas ligadas a la maternidad. Muchas buenas maestras pertenecen a este signo. Ese sentimiento que nunca abandona puede trasladarlo a su pareja, haciéndose psicológicamente dependiente de él, tratándolo como a un niño antes que como a un hombre adulto. Si esperas que tu canceriana viva contigo sólo una aventura, encamina tus pasos hacia otro rumbo.
Conquistarla suele ser bastante difícil. Claro que si ella ya te eligió sin que te des cuenta, las cosas serán más sencillas.
En cuanto tú entres en su vida, la cangreja te llevará en sus derroteros por las rocas costeras y allí comenzará una larga lucha, entre depender de ti o independizarse, pero siempre por el camino de la fidelidad.
Al mismo tiempo, tomarás conciencia de que también debes ser fiel con ella. No es de las que te ahogan con celos enfermizos Ellas confían en su intuición y cuando la correa casi se esté por romper, te acercarán sólo con su propio magnetismo. Cuando la cangreja deba defender lo que para ella es primordial, sacará a relucir sus “pinzas”, tomará con fuerza a su presa y jamás la soltará. Ella pretende exclusividad y es una perfecta estratega. Pero, antes de decidirse, la canceriana revisará con todo cuidado cada uno de sus sentimientos y, cuando todo esté en claro, se lanzará a esperarte para analizar los tuyos. Tú te preguntarás cómo “se lanzará” si está dispuesta a esperarme. Pero éste es su secreto y también su estrategia. Si tú no la abandonas, ella nunca lo hará y siempre sostendrá la idea de que no hay que dejar mucho tiempo al marido solo, pues opina que la ocasión hace al ladrón. Aunque tu canceriana se muestre insegura e introvertida, siempre será fascinante, misteriosa, e incansablemente mutable pero fuerte y resistente a los cambios ajenos.
Ella necesita estabilidad. La horroriza vivir a la deriva. ¿O acaso viste a un cangrejo flotando en el medio del mar?
Esta brujita de los mares te hechizará con su ternura maternal y te hipnotizará con su mirada romántica.

 

Una idea sobre “La mujer Cáncer

  1. Yo cumple el 26 y algunas cosas son verdad pero para mi,en mi caso yo no soy energetica no nada de eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *