Virgo y su salud

A este signo femenino, mutable y de Tierra se lo identifica con el intestino grueso y el delgado. Rige también la región abdominal, el lóbulo inferior del hígado, el bazo, el peritoneo, la vesícula biliar y sus conductos asociados.
Tanto el hígado como el bazo derivan de la yema duodenal, por lo tanto están regidos por Virgo y también por Sagitario. El Virgo cumple en el sistema social la misma función que cumple el intestino en el organismo: digerir, clasificar y separar lo útil de lo inútil y, por supuesto.
absorber lo que sirve para otros fines orgánicos. Las enfermedades virginianas son las que se relacionan con el sistema digestivo: peritonitis, apendicitis, desnutrición, celiaquía, diarrea, cólicos intestinales, infección intestinal, disentería, parásitos intestinales, etc. En condiciones planetarias adversas, puede tener úlceras duodenales o gastro duodenales y enfermedades relacionadas con el mal funcionamiento de la vesícula biliar. Para Virgo, todo tiene que estar en su lugar antes de dar comienzo a la tarea. Necesita continuamente racionalizar el trabajo.
Si Virgo no logra organizarse, sufre y se bloquea; se desordena sin poder hacer nada. Entonces, luego de haber realizado una larga y meticulosa tarea de orden, Virgo observa que no le gusta como quedaron las cosas, y sufre al ver que no está todo “perfecto”. Frente a este hecho, los virginianos se enferman. Mercurio, el planeta que rige a Virgo, aporta la cualidad discriminatoria en el proceso digestivo. Interviene en e sistema nervioso periférico y en la transmisión cerebral de los estímulos nerviosos. Esto puede generar desórdenes nerviosos y enfermedades respiratorias, ansiedad y dolores de cabeza.
Debido a Mercurio, Virgo es netamente racionalista: analiza todo antes de actuar. También lo hace con los sentimientos. Pero, ¿cómo se puede racionalizar todo, en particular lo que proviene del alma?
Estos temas los desconciertan y los atormentan, porque no los pueden ordenar ni organizar como ellos quisieran. Entonces padecen
trastornos digestivos, sobre todo, acidez y úlceras. Frente a situaciones de estrés emocional, sufren fuertes dolores de estómago. En definitiva, no “digieren” los problemas, no quieren conflictos.
Son los que más se cuidan en las comidas, hasta el punto de pasarse de vuelta y volverse hipocondríacos, creyendo que cualquier cosa les hará mal si la comen. Terminan comiendo con desconfianza y terminan sufriendo acidez o dolores de vientre. Para Virgo, lo mejor es lo natural. La higiene y la limpieza en la elaboración de los alimentos también son su obsesión.

Volver a Signo Virgo