Virgo ascendente Aries

El ímpetu de Aries, unido a los nervios de Virgo provoca el caos. Por introversión, te destruyes a ti mismo. Tu lucha por alcanzar la madurez aumenta tu timidez. Te retraes hasta aislarte en un malhumorado resentimiento.
Si te gana un impulso, pronto te arrepientes. Déjate llevar por el carnero; probablemente te ayude a alcanzar las metas que Virgo no se anima a concretar por timidez.
Busca ayuda en Aries para darle rienda suelta a tus ideas innovadoras. Un ejemplo de esta configuración de signos fue el poeta y crítico francés Charles Baudelaire.
Su componente Aries lo llevó a despilfarrar su herencia, pero gracias a Virgo logró ser precursor del simbolismo y convertirse en un exponente de la perfección estilística. En Las flores del mal aborda el conflicto entre el bien y el mal, entre la ética y la belleza.

Volver a Signo Virgo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *