Carácter y fisonomía de Tauro

Por sus características físicas podría tratarse de una persona de mediana estatura, sin dar la impresión de ser alguien esmirriado y sin fuerzas. Por el contrario, su cuerpo es del tipo robusto. En los hombres, revela fortaleza por su masa muscular. Nunca diríamos que es piel y huesos: el taurino suele tener una contextura “importante”, generalmente tapizada por adiposidad. Su figura se engrosa de la mitad para arriba, y esto vale también para las mujeres, que suelen ser voluptuosas. Nunca se pierde la armonía del conjunto, ya que se repite esa estructura en sus manos, capaces de sostener como de acariciar con la mayor dulzura.
Como Venus -que domina la parte del cuello- es el planeta regente, ese pilar suele ser muy robusto, para nunca perder la cabeza, sostener a muerte cualquier razonamiento, y dejar pasar con comodidad alimentos riquísimos, que siempre serán tomados por carnosos labios y masticados por pesadas mandíbulas.
Para visualizar un cuerpo semejante, tomemos el de una cantante de ópera, con voz espectacular de contralto, la más grave de las voces femeninas. Se ha descubierto la relación entre el signo y las cuerdas vocales, que en condiciones astrales adversas, son altamente propensas a enfermarse, más que en otros signos. El taurino es de caminar seguro y pausado.
Si quisiéramos poner el foco en un aspecto más frivolo, vestiríamos al taurino de una manera clásica, donde la armonía de los colores den aspecto de serenidad. Nunca desentona, pues siempre adopta el “uniforme” que requiere cada circunstancia. Jamás se le ocurriría a un taurino vestirse de forma llamativa en una circunstancia dramática; por ejemplo, un velorio. ¡Ni qué decir de la taurina que va de veraneo! Verá con malos ojos a la que ocupa la mesa contigua en un restaurante, si con mal tino no ha cubierto su torso y deja ver la parte superior del traje de baño. En definitiva, lo que pretende el taurino es estar cómodo en él marco de la simpleza, y no acepta la chabacanería.
Tauro se comunica con calma y apaciblemente, pues le agrada reflexionar sobre aquello que dirá. Odia las improvisaciones. Suele dar la sensación de que mastica sus pensamientos. Y mientras rumia, es probable que piense en cómo engrosar su billetera. Siempre es bueno aclarar que en el signo existen seres armónicos e inarmónicos. Si bien el hecho de que sea de una u otra manera depende de su naturaleza intrínseca, también dependerá de cómo haya interactuado con su entorno. Seguramente, los Tauro vanidosos nunca admitirán sus defectos y los trasladarán a otros. En general, si te encuentras con alguien bueno de verdad, ése es Tauro. Te inspirará benevolencia siempre y cuando cuides tus modales y cierta corrección en el lenguaje. Le encanta la formalidad por eso no olvides dar las gracias y pedir por favor.

Signo Tauro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *