Recomendaciones dietéticas para Sagitario

En estos nativos es común observar deficiencia de vitamina B6 o piridoxina, un importante regulador que participa en el metabolismo de los aminoácidos. Su déficit puede originar neuritis, hiperexcitabilidad nerviosa, convulsiones y anemia. También, en las mujeres, hinchazón de pechos luego del ciclo menstrual, hipoglucemias durante el embarazo, así como también edemas en mamas y piernas. Las mejores fuentes de dicha vitamina son: hígado, carnes, riñón, levadura, yema de huevo, repollo, espinaca, banana y cereales de grano entero. La colina (sustancia básica que contiene la bilis) puede encontrarse en déficit en los sagitarianos, lo que genera hígado graso, hepatitis, plenitud post-prandial, hemorragias renales, aumento de la presión sanguínea y glaucoma. Podemos hallarla en la lecitina de soja granulada, el aceite, la yema de huevo, los cereales, las legumbres y las carnes. Dentro de los oligoelementos encontramos carencia de magnesio, que es un activador del metabolismo glúcido y proteico, participando en la excitabilidad nerviosa y muscular. Su carencia puede generar depresión posparto, ablandamiento de los pezones, hinchazón de los ganglios, calambres y entumecimiento de las articulaciones, sensación de ardor en los brazos y en las piernas, y enrojecimiento e hinchazón de los ojos. También provoca detención del crecimiento en los niños. La miastenia gravis y la esclerosis múltiple se agudizan al tener bajos niveles de magnesio en el organismo. También encontramos deficiencia de cromo. Este interviene en el metabolismo glúcido y su carencia provoca alteraciones, como la aparición de hiperglucemias e hipoglucemias, nerviosismo, irritabilidad, pereza, detención del crecimiento y endurecimiento de las arterias. El cromo se puede encontrar en las carnes rojas y blancas, y en la levadura de cerveza.
Puede observarse también déficit de zinc, que genera problemas de cicatrización, disminución de la sensibilidad del olfato y del gusto, enanismo e hipogonadismo (crecimiento sexual retardado). Aparecen a menudo manchas blancas en las uñas de los dedos de las manos y de los pies, cabello quebradizo, caspa, baja resistencia contra las infecciones, dolencias en el hígado y úlceras, así como depresión tanto en hombres como en mujeres. Podemos encontrar zinc en la levadura de cerveza, el hígado, los crustáceos y los mariscos (especialmente las ostras), los huevos, la leche y los granos enteros. La recomendación para un sagitariano es que sea moderado en las comidas, regulando la cantidad que ingiere, y mejorando la calidad de la dieta. Debe moderar el consumo de chocolate, ya que es propenso a los ataques hepáticos y será el hígado el primero que le ponga freno al asunto. Este nativo puede permanecer varias horas sin comer y luego darse un atracón, generando una gran distensión abdominal y sometiendo al organismo -en especial al hígado- a un gran esfuerzo digestivo. Es muy importante que en la dieta se incorporen proteínas de alto valor biológico, las cuales aportarán aminoácidos esenciales, como la metionina, entre otros. La hallamos en las proteínas de origen animal, la leche y el huevo, y en las nueces, el nabo, la coliflor, el arroz y el maíz.
La sal de Sagitario es la sílice, necesaria para la formación de huesos, tejido conectivo y cartílagos. La encontramos en la cascara de manzana, pera, ciruela, durazno, higos, frutillas, ciruelas secas, nabo, arroz integral y avena. Sagitario debe tener cuidado con los excesos de alcohol, ya que genera alteraciones en el órgano más sensible a la energía sagitariana, el hígado.

Volver a Signo Sagitario

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *