Piscis con Piscis

Como socios resulta una relación difícil. La falta de seguridad y de ambición va en desmedro de cualquier proyecto comercial.
Los dos son intuitivos, pero no poseen la garra necesaria para llevar los proyectos a la acción. Como pareja, puede ser una buena dupla porque acostumbran a usar la misma fórmula: amor y misericordia. Matizarán su seducción con humor.
Cada uno sabrá de inmediato lo que le ocurre al otro y saldrán al rescate cuando sientan momentos de apatía o abandono.
Soslayan sus defectos por conveniencia o por compasión. Siempre encuentran momentos de alegría. Lo único que puede desarmar la pareja es la comodidad por no cambiar hábitos que molestan al otro. El engaño será su peor enemigo.

Signo Piscis

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *