El hombre Piscis

hombres famosos del signo piscis

Kurt Cobain era del signo Piscis.

El hombre Piscis posee grandes talentos teatrales. Para ver su obra hay que tener mucho tacto y diplomacia, pues en un segundo puede escaparse de nuestros ojos escrutadores. El pez es difícil de atrapar Sabe muy bien jugar a las escondidas. También sabe mostrar su amargo rencor frente a quien lo acosa, y puede resultar mordaz y sarcástico. Eso ocurrirá sólo cuando no tenga salida.
Mientras tanto, puede aguantar, impávido, con cara de pescado o de poker, mostrándose insensible. No es fácil relacionarse con semejante personaje. Debemos cuidar muy bien nuestras palabras. El amor es el único camino para reencontrarse con él. Recordemos que son dos los planetas que lo rigen: Júpiter y Neptuno, por lo tanto encontramos rasgos tanto de uno como del otro.
Cuando vemos a alguien más bien carnoso, con flaccidez muscular, pesado al caminar y saboreando caramelos de chocolate, nos encontraremos con un hombre Piscis del tipo neptuniano. El tipo jupiteriano, en cambio, es más esbelto. Su cabeza es grande y su tórax se agranda, pero con el paso de los años su vientre es el que termina engrosándose porque todavía prefiere los caramelos de chocolate. Éste sí es deportista y posee más posibilidades físicas para hacer algún gol.
Ambos tienen una mirada bondadosa y soñadora. Poseen una boca bien dibujada y largos brazos que terminan en manos delicadas.
Cuando llegue a su adolescencia, quizás sea el que más sufra, pues le cuesta salir de las situaciones de crisis. Entonces, buscará, de una manera caótica, expresar lo que le aqueja, con mayores rebeldías que los adolescentes de otros signos. Es posible que confunda fantasía con engaño.
Es entonces cuando una mano firme, pero no violenta, debe actuar para guiarlo y canalizar sus frustraciones en tareas creativas. Sus aspiraciones futuras tienen un trampolín en e entusiasmo. Pero ni bien el entusiasmo termina, cambia fácilmente de opinión, y es capaz de dejar por la mitad una carrera. Así, se forjará el hombre de Piscis, con intentos y errores y quizás desperdiciando muchos años de su vida persiguiendo quimeras.
En su trabajo es muy probable que rehuya de los puestos ejecutivos. Necesita vivir en un tiempo y espacio ilimitado. Le sentaría bien una nave espacial. Precisamente los viajes le atraen y, seguramente, es porque el planeta Júpiter domina en su Carta Natal.
En sus tareas debe prevalecer siempre el aspecto creativo. Como es muy sociable, las relaciones públicas son afines a él. Es muy inteligente como comerciante, ya que sabe interpretar muy bien a sus clientes. Nadie como él para ponerse en los zapatos del otro y terminar haciéndose amigo del cliente, al que necesita no sólo por su dinero. Es muy posible que el hombre exitoso de Piscis tenga una mujer que lo aliente y lo admire, pues siente que sus trofeos los debe entregar a la Humanidad.
Podemos encontrar peces en profesiones insólitas para ellos como en la policía, trabajando en investigaciones para descubrir misterios ocultos.
Piscis es íntimamente religioso, aunque él mismo no lo sepa. Un ser tan humanitario no puede sino merecer una mujer que comparta su manera de ver las cosas, con un sentido universalista y no individualista de la vida. A cada valoración de nuestra parte, él nos entregará un poema, a cada soplo de vida, regalará una rosa. ¿Un defecto? no es fácil, para los hombres de Piscis, traer dinero a casa, pues parten de la idea de que eso no es importante.
Sólo reaccionan cuando comienzan a sentir la responsabilidad de los hijos, a los que colmarán de amor infinito. Pero una vez lograda la estabilidad económica volverán a sus andadas, se animarán nuevamente a soñar con alguna actividad artística que compense la monotonía descolorida que le presenta la vida cotidiana. Si buscamos a un romántico, el hombre Piscis es nuestro hombre. La mayoría de las mujeres se quejan porque añoran los paseos de novios a la luz de la Luna, las caminatas en la orilla del mar, o los llamados en medio de la noche sólo para decirnos que nos aman.
Damas, ahora ya saben a quién deben buscar. Le podremos exigir que llegue a un puesto ejecutivo con escritorio privado… Él, con cálida tolerancia se esmerará por conseguirlo. Si alguien debe ser el ogro de la casa para que los chicos estudien, no será él.
El hombre Piscis se dedicará a darle unos cuantos crayones para que sus pequeños desarrollen su creatividad, mientras les toca al piano su mejor canción. El pisciano posee una habilidad innata para que nunca se descubran sus escapadas. Muchas mujeres terminan enamoradas de un hombre pisciano porque ha sido su paño de lágrimas cuando sufrían por un desengaño amoroso. Él fue el único que verdaderamente supo aconsejarlas, escucharlas y hasta sufrir con ellas.
Ésa es una típica manera de atrapar. También buscará compasión.
Se llegará a vendar el dedo de la mano para que lo atiendan o inventará alguna historia para llegar al corazón de la mujer deseada. En el terreno económico, puede ser un mal administrador, salvo que tenga el ascendente en Tauro, y Júpiter en Géminis. Será mejor que su mujer sea la encargada de pagar los impuestos. De lo contrario, correrá el riesgo de perder todo en el juego o en alguna donación al orfelinato. Un hombre Piscis admirará a la mujer de fuego. Confiará en ella, y dócilmente acatará todos sus requerimientos. A ella la colmará de sueños casi inalcanzables, pero seguramente conseguirá llegar a ellos.

Signo Piscis

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *