El empleado Leo

Los empleados Leo son los más conflictivos, pues siempre tienen la sensación de que ellos son los jefes en todo. Por esto, cuando reciba directivas, siempre las cuestionará. Al fin, siempre se saldrá con la suya, porque quiere volar alto. Lo malo sería que, por lograr sus ambiciones, te saque de tu trono, no por capricho, sino porque cree que se lo ha ganado: después de todo él es el rey.
Está bien entrenado para ser el mejor. Resolverá cualquier cosa que le pidas, por orgullo. Todos le preguntarán qué hacer cuando se cuelga la computadora y él la arreglará o la mandará a cuarteles de invierno para siempre. Es el empleado que está “en todas”.
Se ocupa de organizar la fiesta de fin de año y prepara el menú del almuerzo de cada día. Cuando se aboca a su trabajo, la seriedad y la responsabilidad que vuelca lo hace uno de los mejores, por sus valiosísimos aportes sobre ideas marketineras.
Es también el único que sabe al dedillo cómo utilizar el correo electrónico. No soportará que pongan a la par de él a alguien más joven o más competente. ¿Quién, sino él, atenderá mejor a sus clientes, si es el único que permanece alegre para brindarle una cálida bienvenida? En fin, tenle paciencia, hazle creer que todo está en sus manos, que él es el que posee el cetro y la corona y págale un buen sueldo; no te arrepentirás.

Volver a Signo Leo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *