El hombre Escorpio

Si quieres conquistar al hombre Escorpio, piensa que se asemeja a un puercoespín. Esperará que te pongas en contacto con él para mostrarte a qué profundidad puede llegar con sus penetrantes espinas. Mientras tanto, te mirará con arrogancia y con su habitual e impertérrita tranquilidad aparente. No nos asustemos: si actúa de esta forma es porque todavía no ha superado su natural recelo o quizás porque las cosas no marchan a su gusto. Cuando desee conquistarte, se volverá amable y leal. Los escorpianos buscan impresionar con sus muestras de sensibilidad. Pero todo estará acotado por un aire de frialdad y misterio, propio de este animal de la noche. Si quiere, puede meterse en la mente de los otros. Si no, permanecerá refugiado dentro de su coraza, silencioso y distante. Su alma está llena de contrastes, ocultos en túneles tapizados por una increíble frialdad y mucha abnegación. Este hombre está cansado de tener que dar explicaciones ante una rueda de inquisitivos amigos, que lo encasillaron en las características del signo, que, dicho sea de paso, siempre tuvo muy mala prensa…
Tratará de convencerte sólo con un gesto simpático, unas veces, y mostrándose abiertamente dominante y agresivo, otras. La gente que lo ama conoce muy bien a este hombre que no hace más que refrenar sus instintos, porque naturalmente tiende a amar en forma blanda y compasiva, y a mostrarse como una ¡nocente gacela de la que todos pueden aprovecharse. El hombre Escorpio disfruta de la imagen que presenta ante los demás.
Le encanta que le digan que tiene una fuerte personalidad y, para eso, suele remarcar sus contrastes, valiéndose de un bigote amenazante o de anteojos oscuros. Su cara es una máscara imperturbable, cascarón de los volcanes internos de su ancestral virilidad y tapa de pasiones desenfrenadas. ¿No es acaso el esqueleto del escorpión una coraza protectora impenetrable? Su carga magnética a veces no necesita de ninguna ornamentación para ponerse en el bolsillo a la gente: naturalmente está dotado de una masa muscular que hace suspirar a las mujeres, no sólo por su atractivo, sino por su agilidad y su soltura.
Su andar revela que es capaz de manejar todo lo que lo rodea. Administra muy bien su energía y lo mismo hace con su dinero, que prefiere llevar a la tumba o destruirlo con él. En primer lugar, no esperes que sea tu paño de lágrimas: no quieras que te consuele cuando le cuentes que te han echado de tu trabajo o que te duele la muela. En estos casos, dará contestaciones del tipo “tómate una aspirina, mujer, o cállate que mañana tengo que levantarme temprano”, mientras recuerda silenciosamente cómo se aguantó el dolor cuando de niño le sacaron una muela casi sin anestesia. Puede resultarte antipático, pero aprenderás muchas cosas de este hombre a quien, aunque aparente ser frío y poco contenedor, le hierve la sangre cuando tiene que enfrentarse a algún rival que codicia a la mujer que él ama. Su mirada penetrante intima a sus interlocutores, los inhibe y los hace sentir inferiores. Persigue sus ideales con gran devoción y es un luchador verdaderamente apasionado. El hombre escorpiano vive guardándose sus sentimientos Lo más probable es que se esconda dentro de su durísima coraza y que se queje de que nadie lo ayudó cuando se le haya pasado aquello que lo perturbaba. Si pretendes un amor común y corriente no lo lograrás con este hombre. Él vive todo intensamente y te hará llegar al centro mismo de la experiencia humana. En la relación sexual, le resultará difícil la entrega amorosa total, pues lo obsesiona tener que perder su individualidad en la fusión. ¿Te animas a seguir con este personaje?
Si ya te has casado, podrás comprobar la exuberancia de su creciente libido.
El hombre Escorpio nunca se resigna a dejar caer su moral hasta el suelo. Insistirá por todos los medios hasta conseguir su objetivo. Ya sabes, entonces, que él llevará las cosas al extremo y pretenderá que tú lo hagas también. Su fanatismo llega a tal punto, que puede pasar meses de abstinencia, en un ambiente despojado, con aires de tumba egipcia. Asimilará la moda minimalista actual y comerá arroz hervido durante semanas. Por lo tanto, si quieres unirte a él, tienes que ir pensando en un menú plagado de arroz. Así como es un enigma su mente, es un misterio su vida cotidiana.
La hipocresía y el autoengaño son defectos que en algún momento aflorarán en la vida de tu hombre de Escorpio. Seguramente, no consultará con nadie sobre qué caminos debe tomar, salvo con algún cura amigo o con su astróloga personal. ¿Sigues estando ahí o adelantaste la lectura hacia otros signos? No te impacientes, que hay virtudes escorpianas para enumerar.
Su voluntad no es superada ni siquiera por un taurino o un capricorniano. Por otra parte… ¿qué es lo que no sabe hacer un escorpiano?
Todo proyecto se le presenta como un desafío. Recordemos que, para estos nativos, el poder tiene un enorme atractivo, y tienen muy en claro que todo lo que consiguen lo harán con su esfuerzo. Seguramente, detrás de su escritorio tendrán escrito el proverbio árabe: “Trabaja como si tuvieras que vivir siempre y come como si tuvieras que morir mañana”.

Volver a Signo Escorpio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *