Recomendaciones dietéticas para Capricornio

Su tendencia al déficit de vitamina C, o ácido ascórbico, es habitual. Esto puede llegar a ocasionar alteraciones en la sangre, como anemias megaloblásticas, cicatrización insuficiente de heridas, sangrado de encías y de nariz, úlceras pépticas o duodenales. Entre otras cosas, padecen también de disminución en la acción defensiva del sistema inmunológico, escorbuto, hinchazón de las articulaciones, facilidad de fisuras y roturas de los huesos, infecciones respiratorias e intestinales. Los alimentos que le aportan la vitamina C son principalmente los cítricos, la papa, el tomate, las verduras de hoja, la batata, la fresa y el kiwi. En la cocción de alimentos se pierde parte de la vitamina C. Por eso es mejor cocinarlos con su cascara, para que no se alteren sus propiedades. También puede existir deficiencia de vitamina P o bioflavonoides.
La falta de ésta ocasiona tendencia a la formación de hematomas y magulladuras, piel rosada y pálida, con manchas color púrpura o rojas, hidropesía (hinchazón debajo de la piel), sangrado y mala cicatrización, además de irregularidades en el ciclo menstrual. La vitamina P se puede hallar en la pulpa blanca de cualquier cítrico. La deficiencia de vitamina K o menadiona, ocasionará alteración en el tiempo de coagulación, excesiva irrigación en músculos, colon, y otros órganos con tendencias a las hemorragias internas. Los alimentos ricos en vitamina K son el queso, hortalizas de hojas verdes, yema de huevo e hígado.
Capricornio puede sufrir también déficit de calcio, lo que ocasiona temblor de manos, calambres musculares, entumecimiento y hormigueo en las extremidades. También palpitaciones del músculo cardíaco y tetan/a. La falta de calcio provoca retardo del crecimiento y raquitismo en los niños, osteoporosis, problemas en la dentadura, insomnio, mala coagulación, disminución de la energía física y cansancio.
Es característica del signo la depresión asociada a la falta de calcio, sumado a dolores de cabeza, olvidos y estrés. Los alimentos que aportan calcio son los derivados de la leche, hortalizas de hojas verdes, legumbres, nueces, yemas de huevos y cereales como el salvado. La vitamina D contribuye en la fijación del calcio. En los capricornianos también es común la falta de azufre, que ocasiona alteraciones en el metabolismo celular de las proteínas y en el metabolismo energético. Se puede encontrar azufre en carnes, quesos, huevos, leche, nueces, legumbres, cacao y melaza. Para los nativos de este signo es importante comer alimentos poco condimentados, sin freír. Suelen poseer una vesícula lenta, que retarda el proceso digestivo. Poseen retención de líquidos, por lo que deberían aumentar el consumo de agua en el transcurso del día. La dieta debe ser rica en proteínas, cereales integrales, frutas y verduras. La sal capricorniana es el fosfato de calcio, que colabora en la asimilación de proteínas de alto valor biológico, como las de origen animal (leche, quesos, carnes, huevo), que poseen aminoácidos esenciales. Los alimentos recomendados son legumbres, espinacas, almendras, carnes magras, cereales integrales, espárragos, fresas, higos, ciruelas, moras, huevos, pepinos y apio.

Volver a Signo Capricornio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *