El hombre Cáncer

Este es el hombre que soñaste toda tu vida: te protegerá no sólo a ti, sino también a tu madre. ¿Qué más quieres? Si te enamoraste de este «caballero andante», ya habrás aprendido a reconocer sus extraños silencios y sus conceptos caprichosos.
Aun cuando el Cáncer pueda mostrarse con la seriedad de un ejecutivo y se exprese con hosquedad y mirada huidiza, sigue siendo un niño. Poco a poco, con cuentagotas, entendiste que su amabilidad era sincera y que las rosas rojas acompañadas por una tarjeta perfumada revelaban que en el fondo es un romántico.
Pero como este hombre sigue siendo una caja de sorpresas, se te presentará una paradoja: ¿es un idealista o un materialista? Quizás sea las dos cosas.
Su manera de acumular poder es mediante el dinero, que sabrá gastar, generalmente, para satisfacer sus gustos y los de su familia
Si a eso le sumamos su gran inteligencia y su sensibilidad, descubriremos un ser muy valioso. Aunque muchos creen que la sensibilidad es un elemento que resta firmeza y rectitud moral, el hombre Cáncer posee un carácter fuerte y una fortaleza moral sorprendentes. Esto no significa que nos acosen a gritos o dando portazos. Eso, en realidad, demuestra inmadurez, impaciencia, atolondramiento y hasta egoísmo.
Muy por el contrario, un carácter bien modelado es aquel que comienza por construirse desde el interior y eso es lo que posee el hombre de Cáncer. Un hombre Cáncer siempre se sentirá como en familia en cualquier lugar. Si no lo lograra, hará todo lo necesario para que así suceda.