Los planetas en la Casa II

Sol en la Casa II La personalidad se manifiesta en un dominio ágil de las circunstancias, en una tendencia natural a la posesión y a la explotación de los bienes y propiedades. Interés por las cuestiones financieras, destreza en el campo económico; buena posición material o, en negativo, eventual despilfarro de dinero.
Luna en la Casa II Cambios en la consideración de las circunstancias, actitud pasiva o condicionada por la familia, si bien no están ausentes la receptividad y las intuiciones utilitaristas. Posibles fluctuaciones financieras, transformaciones de la fortuna, aprensión al dinero. Las mujeres influyen en la posición económica.
Mercurio en la Casa II Pensamiento absorbido por las cuestiones financieras, desenvuelta habilidad en el aprovechamiento de las circunstancias e inteligente valoración de las oportunidades. Dotes comerciales y de negocio, espíritu perspicaz y astuto. En ocasiones, tendencia al engaño, así como dudosa honestidad en el terreno económico.
Venus en la Casa II Actitud confiada hacia el propio ambiente, hedonismo en las cuestiones económicas, vistas como portadoras de placer y bienestar. Amor a los propios bienes, aspiración a un equilibrio financiero favorecido por la fortuna. Eventuales derroches, gastos superfluos, prodigalidad.
Marte en la Casa II Dominio impulsivo y explotación brutal del propio ambiente, inclinación a la conquista de la posición económica con decisión y combatividad. Valor en la asunción de riesgos financieros, gastos y especulaciones, en ocasiones auténticas imprudencias. Éxitos deslumbrantes y mutaciones bruscas.
Júpiter en la Casa II Fácil y serena toma de posesión de bienes y propiedades: la habilidad financiera se ve acompañada por el hedonismo, a la generosidad se une la capacidad de hacer rendir el dinero. Muy favorecidas la fortuna económica y la prosperidad de la posición. A veces, el exceso de optimismo puede dar lugar a exageraciones.
Saturno en la Casa II Sospecha, prudente valoración de las circunstancias, explotación acaparadora, avaricia o renuncia. Son posibles restricciones económicas, sacrificios hechos por necesidad o para alcanzar posiciones ambiciosas. Los éxitos económicos se deben únicamente al esfuerzo personal.
Urano en la Casa II Altibajos en las circunstancias, rápido aprovechamiento de las ocasiones o repentino desinterés. Desenvoltura en las cuestiones económicas, decisiones y cambios imprevistos; son posibles los aciertos casuales inesperados o bruscos cambios de la suerte, con frecuencia a causa del propio comportamiento.
Neptuno en la Casa II Adaptación pasiva a las circunstancias, a las que se abandona con fatalismo confiado. La gestión económica se ve regida por la inspiración del momento; éxitos debidos a afortunadas intuiciones o, por otro lado, pérdida de bienes ocasionada por robos, derroches, engaños, negocios turbios o especulaciones arriesgadas.
Plutón en la Casa II Fuerte voluntad de dominio del ambiente, de explotación y transformación de bienes y propiedades. Gestión económica audaz, gusto por el riesgo, por los movimientos de capital, por las operaciones difíciles y complicadas. Eventual carencia de escrúpulos; el dinero se percibe como instrumento de poder.

La Casa II