La Casa VI en los Signos

Casa VI en Aries. La vida cotidiana es afrontada con un impulso algo brusco; energía en el trabajo, si bien con falta de diplomacia. Atento cuidado de sí mismo, pero con apremio. Escasa habilidad manual, aversión a los pequeños problemas cotidianos.

Casa VI en Tauro. Paciencia al encarar los ritmos cotidianos; adaptabilidad y condescendencia en el entorno del trabajo, buena salud, resistente. Amor a la naturaleza y a los animales, discreta habilidad manual. En ocasiones, aspiraciones limitadas.

Casa VI en Géminis. Deseo de animar lo cotidiano, aversión a la rutina, aburrimiento ante la repetición de acciones. Facultades de trabajo intelectual, de movimiento o de contacto. Buena salud, pero equilibrio nervioso inestable, poca resistencia.

Casa VI en Cáncer. Tendencia a sufrir las molestias de la vida cotidiana, su apatía obstaculiza la organización.
La intuición rige las relaciones con el mundo del trabajo. La resistencia física es limitada, amplia inclinación al cansancio, escasa energía.

Casa VI en Leo. Aversión a los problemas y a las circunstancias que limitan la vida cotidiana. Aspiración a destacar en el entorno del trabajo, autoritarismo. Cuidado personal exhibicionista. Buena resistencia física, energía exuberante.

Casa VI en Virgo. Adaptabilidad a los ritmos cotidianos, hábil destreza en el mundo del trabajo, organización metódica de la actividad. Habilidades manuales desarrolladas. Cuidado personal atento, higiene, temor a las enfermedades. Gestos rituales.

Casa VI en Libra. Organización perfeccionista, aspiración a un ambiente de trabajo sereno, socialmente satisfactorio. Resistencía física bastante buena, si bien poco evidente. Cuidado personal escrupuloso y exigente, especialmente bajo un punto de vista estético.

Casa VI en Escorpión. Desprecio por los horizontes limitados y aversión a las constricciones; independencia en las relaciones de trabajo. Hábil organización, sin demasiados escrúpulos. Cuidado personal dependiente del criterio y el estado de ánimo del momento.

Casa VI en Sagitario. Optimismo frente a los ritmos cotidianos, iniciativas para animar la rutina; necesidad de vivir en espacios amplios, en un entorno natural. Cuidado personal caracterizado por la simplicidad y el sentido práctico. Favorece la salud.

Casa VI en Capricornio. Aprovechamiento frío y organizado de los objetos, aceptación racional de la vida cotidiana. Actitud seria y concienzuda ante el trabajo. Sobriedad en el cuidado personal. Exigencia con los subordinados e intolerancia con los animales.

Casa VI en Acuario. Buena adaptabilidad e inteligente margen de acción dentro de los límites impuestos por la vida cotidiana, desenvoltura diplomática en las relaciones de trabajo, oportunismo. Buena resistencia del organismo, al que nunca se le exige demasiado.

Casa VI en Piscis. Relaciones desordenadas con los objetos y los deberes cotidianos, escasa organización. Ansiedad frente a fastidios y problemas, temores irracionales en el entorno del trabajo. Poca resistencia física, tendencia a quejarse de los achaques.

Volver a La Casa VI

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *