El amante Aries

La mujer Aries como amante

La mayor virtud de la mujer Aries como amante es la frontalidad. Quien se meta con ella bajo las sábanas siempre sabrá a qué atenerse porque esta mujer no oculta sus verdaderas intenciones.
El sexo es una fuente de placer esencial para la mujer Aries, quien necesita un amante que le haga el amor cuándo y cómo ella quiera.
Jamás buscará en una pareja a un padre que la proteja o a un hijo a quien cuidar.
Alcanzar su propio placer es su objetivo fundamental. Vehemente y voraz, su pasión sin límites le permite estimular al máximo a su compañero. Siempre actúa de manera espontánea, obedeciendo al primer impulso, aunque luego tenga que arrepentirse.

El hombre Aries como amante

El hombre Aries se lanza a las relaciones sin demasiados protocolos formales y sin preámbulos tiernos. Por eso, si da con un corazón supersensible, es muy probable que lo hiera y que antes de llegar al dormitorio su amante se esfume de su lado como por arte de magia. Los encuentros sexuales son tan ardientes y agresivos que la cama parece un campo de batalla. Exige de su compañera que responda a sus deseos sin vacilaciones y no está demasiado atento a las actitudes que le proporcionan placer a su pareja.
En el fondo, y aunque aparente lo contrario, su espíritu romántico alienta la esperanza de encontrar a la pareja capaz de flechar su corazón y enamorarlo, pero mientras ésta no llega a su vida, el sexo continúa ocupando en ella el lugar protagónico.

Signo Aries

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *